Investigación y transferencia

El escupitajo y el fango

‘Llamamos máquina del fango al uso de información personal para desprestigiar al adversario político a través de los medios de comunicación’

Umberto Eco, 2015

Así es como empezábamos la semana. Reflexionando con Umberto Eco, Manuel Castells y Jordi Évole, entre otros, sobre el papel de los medios de comunicación en la construcción de la imagen de las personas que se dedican a la política en particular y de la opinión pública, en general. Quién nos iba a decir que esta misma semana, en nuestro propio Campus, íbamos a tener ocasión de vivir esta cuestión en primera persona.

Teníamos como invitada en DeustoForum Gipuzkoa a Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid. La misma Manuela a la que han ‘enfangado’ ya más de una vez precisamente por su honestidad personal y sus llamadas a los medios de comunicación a ejercer una función social.

Manuela Carmena durante su ponencia en DeustoForum Gipuzkoa

La estancia de Manuela entre nosotros fue un auténtico placer. La comunidad universitaria y las personas que acudieron a verla se quedaron encantadas por su sencillez y cercanía. Y por la fuerza de sus ideas, que desgranó en una extensa conferencia de cuarenta minutos.

Habló en ella de lo que ha de ser la política, de lo que supone para una ciudadana de a pie acceder a un cargo público, de partidos políticos, participación ciudadana y, por supuesto de los medios de comunicación. Después, respondió una extensa ronda de preguntas que escritas en tarjetas por el público asistente, yo mismo, como moderador, me encargué de formular. Al final, una de las personas asistentes, de una manera mal educada y después de acusarme de haber censurado su pregunta (cosa, por cierto, que no era verdad) inquirió a la alcaldesa de Madrid sobre Kortxoenea. Ésta, sin conocer el caso en profundidad respondió sobre las capacidades de mediación de las instituciones públicas y legitimó el uso de la fuerza en caso de necesidad para el cumplimiento de sentencias judiciales. Y fue después de esta última respuesta cuando otra señora del público, mayor, y en silla de ruedas dijo a Carmena que si estuviera más cerca y tuviera dientes, le escupiría. Ni la propia Manuela ni yo mismo como moderador dimos más importancia a una actuación que no la merecía, y el acto finalizó con un sonoro aplauso y muchas personas sacándose fotos con ella.

Cobertura mediática del acto

Capturas de la cobertura mediática de algunos medios al día siguiente. De arriba abajo, ABC (noticia online), Noticias de Gipuzkoa (portada impresa) y EiTB (video noticia). Clic para ver más grande.

Y en una anécdota se hubiera quedado el tema, que es lo que fue, si no fuera porque precisamente la actuación de esos medios de los que llevábamos hablando durante esos dos días no lo hubiera llevado a primera plana. Hubo quien habló de que una okupa inquirió a Carmena (falso) en un debate tenso (también falso). Hubo quien únicamente destacó esa última cuestión tomando imágenes de otros actos que la alcaldesa de Madrid realizó durante el día (como mínimo, tergiversación). Y sobre todo hubo quien, haciendo caso omiso a todos los mensajes lanzados durante la conferencia, que fueron muchos y variados, convirtió en noticia una anécdota, ‘el escupitajo’, legitimando la propia actuación de quien, ante todos los que estábamos allí, no hizo sino mostrar una actitud de falta de respeto más que evidente.

¿Por qué se subraya el conflicto (si es que lo fue)? Una pregunta y un comentario realizados por dos personas nada representativas de un auditorio de cuatrocientas, ¿son realmente la noticia del día? ¿No legitimamos una acción irrespetuosa dándole más protagonismo del que merece? Tengo claro que esas crónicas y titulares no recogen, ni de lejos, lo que sucedió en la conferencia.

Sin querer enumerar cada uno de los casos, que quien quiera saber podrá conocer perfectamente, hay varias preguntas que parecen obligadas después de todo esto: ¿Cuál es el tipo de periodismo que queremos hacer en las sociedades del siglo XXI? ¿Cuál es el periodismo que deben hacer los medios de comunicación públicos? ¿Dónde queda la responsabilidad social, respecto a lo que se dice, y al tipo de sociedad que queremos construir?

Preguntas abiertas que no tienen una única respuesta pero a la vista de acontecimientos como el de la pasada semana, merece tener en consideración. Por si hay alguna duda, yo me mojo: quiero medios que nos ayuden a ser sociedades maduras y críticas. Y que nos lleven a pensar por nosotros mismos. No desistamos.

One comment on “El escupitajo y el fango
  1. Sin duda la visita de Manuela Carmena fue un placer y un lujo para todos los que pudimos asistir a la conferencia. Una cita en la que consiguió enamorar a todo un auditorio superando las expectativas que todos teníamos.

    Como futuro comunicador (periodista quizás) coincido, y me mojo también, diciendo que me gustaría construir medios de comunicación que luchen por la verdadera información, con valor. Pero yo ampliaría el debate… ¿Qué responsabilidad tenemos las audiencias sobre las programaciones que ofrecen las televisiones?

    Rechazo los titulares que los medios escogieron para referirse a la conferencia de Carmena, pero me pregunto si ese tipo de titulares hacen que los medios sean más rentables en términos de audiencia…

Say something

Your email address will not be published. Required fields are marked with a grey bar.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>